Regresar al blog

Finanzas en pareja

Fecha: lunes, 16 de febrero del 2015

Finanzas en pareja

Seguimos en el mes del amor y la amistad y por eso hoy abordamos un tema muy importante entre parejas: las finanzas, el dinero, la economía entre dos.

Eres una persona que no tiene pareja, pero no quieres estar solo?, te has preguntado si te da miedo enamorarte o el compromiso, tal vez puedes estar sufriendo de filofobia, que es un trastorno del estado de ánimo que justo evita que una persona se comprometa emocionalmente. Quien padece esta fobia tiene miedo a ser amado y a amar, a compartir su vida, a dejar su libertad e incluso a compartir su dinero.

 Tal como lo escuchas, además que esta cuestión de las finanzas puede ocasionar muchos problemas si no se habla abiertamente con la pareja y dejan en claro todo lo que tiene que ver con su economía.

 Actualmente es muy común que tanto él como ella trabajen, tanto por superación profesional como por tener una economía más fortalecida, pero en ese caso ¿quién es el proveedor?, aquí es donde comienza la trama y un punto importante es que no recaiga sobre uno de los dos sino que sea compartido.

 Lo primero es sentarte con tu pareja y platicar cuál es la meta de cada uno y tener un objetivo en común, en cuanto a dinero se refiere, después saber cuánto gana cada uno, dejando a un lado los sentimientos de superioridad. Ambos deben estar de acuerdo en el tiempo que invertirán en el trabajo y cómo reparten las actividades de pareja, incluyendo los hijos, si es que tienen.

 Después de saber lo que ganan, deben establecer cuánto quiere gastar cada uno en sus gastos personales, como arreglo personal o hasta diversión y definir en qué quieren gastar juntos, no es necesario repartir los gastos en partes iguales y evita que el que gana más gaste más de manera personal.

Una vez que tienen claros los puntos anteriores, destinen una cantidad para gastar entre los dos y en familia, comenzando por gastos necesarios como renta, servicios en casa, comida, transporte, escuelas, etc. Después podrán definir cuánto destinarán a sus planes como un negocio, un viaje, un crédito conyugal o cualquier cosa que quieran comprar juntos.

No tengas miedo a compartir tu dinero, solo es cuestión de platicarlo, estar de acuerdo y querer crecer en pareja.

Comentarios: